Skip to content

【ANNE HAMILTON-BYRNE】 – ✡RETORCIDO CONTROL MENTAL✡

12 octubre, 2019

Anne Hamilton-Byrne, fundadora de la “familia”, una secta australiana en los 60’s. Esta mujer que se dedicaba a la meditación y al yoga. Sus seguidores la veían como la reencarnación de jesucristo. La “familia” creía que el mundo se iba a acabar y que sus seguidores tenían la misión de reeducar a todo aquel sobreviviente al caos. Estaba conformada por alrededor de unos 14 o 28 menores y cada uno de ellos pensaba que su madre era la misma Anne Hamilton.

Eran aproximadamente 14 y 28 niños, que vivían en una gran propiedad, ubicada en Melbourne, Sur de Australia.
A muchos de ellos se les obligada a tomar drogas, a vestir igual y cortes de cabellos iguales. Muchos tenían el cabello rubio y decolorado.
Uno de los castigos  más usados, por Anne Hamilton, era el de golpear a sus ”hijos” con sus tacones de aguja.

Shenton, cuenta que había personas que se autodenominaban ”tíos” y ”tías”. Ninguno podía salir al mundo exterior (”fuera de su propiedad”). Sólo podían hacerlo a través de los libros.

▼¿Qué pasaba si los niños se portaban mal?

Existían un libro, llamado ”el libro de las reglas” . Aquí habían reglas y castigos aprobados por la misma Anne Hamilton.

Los castigos eran diversos y variaban: cientos de líneas, recibir correazos, e incluso, sumergirse en el agua, al punto de casi asfixiarse.

Narra que habían castigos que dejaban cicatrices emocionales, como era el sostenerle las  manos a personas sobre velas encendidas y ver cómo se quemaban sin poder hacer nada para evitarlo, ya que si esto sucedía , el castigo pudiese ser peor que el anterior.

La consigna era “no se ve, no se oye, no se sabe nada”

No se le podía decir NADA, a NADIE que no formara parte de la secta. Si alguien cometía alguna infracción, era castigado inmediatamente.

Cuando Anne Hamilton y su esposo volvían del extranjero, era un ambiente extraño, que mezclaba la alegría y el terror. “Los tíos” se emocionaban. Algunas veces debíamos preguntarle si estaba de buen o mal humor, si la respuesta era que estaba de malas… eso implicaba una sola cosa… sería el infierno para nosotros. Ella amaba pegarle a los niños, con sus tacones de aguja.

▶¿Podían ser amigos unos con otros?

No, ninguno de ellos podía establecer ningún tipo de relación cercana. La misma Anne Hamilton quería acaparar todo tipo de afecto, solo para ella. Tan pronto veía a alguno muy cercano a otro, conversando con otro, eran separados de manera inmediata.

En una entrevista se le pregunta a Shenton: ¿Alguna vez fuiste drogado?

 

Sí, recuerdo mucho el Valium, hasta el punto que muchos de nosotros éramos muy sensibles a la luz. La luz del sol era extremadamente dolorosa.Luego, cuando cumplías 14 o 16 años, era el LSD.

▷ ¿Cómo es enterarse a los 15 años que toda tu vida has formado parte de una secta?

Estaba tratando de entender bien el mundo. Es decir, cuáles eran los “rituales”, cómo funciona, qué debía hacer… por lo que no me fijé tanto en lo que perdía, sino en el mundo en el que iba a vivir, en sus reglas.

▷ PARTE DE LA INVESTIGACIÓN 

Un investigador encargado de averiguar el origen real de los niños descubrió que Joy, la verdadera madre de Ben, había sido una de las “tías”. Ben la conocía y de hecho la odiaba.

Joy había conocido a Anne cuando empezó a hacer yoga como intento de remediar unos dolores crónicos muy fuertes causados por un accidente automovilístico.

▷ EL RESCATE

El 14 de agosto de 1987, dos de las chicas de la secta se escaparon y fueron a la policía para contarles sobre el abuso emocional y físico que sufrían y para que rescataran a los otros niños. Ese día, más de 100 agentes llegaron a la propiedad.

Anne Hamilton-Byrne, que mezclaba elementos del cristianismo, budismo e hinduismo, fue detenida en Estados Unidos en 1993 con ayuda del FBI, y fue juzgada solo por falsificar documentos de la adopción de tres niños y condenada a pagar una multa de 5.000 dólares australianos (unos 3.450 dólares o 3.061 euros).

▷ MUERE ANNE HAMILTON A LOS 98 AÑOS

La líder de la secta ‘La Familia’, Anne Hamilton-Byrne, que maltrató y manipuló mentalmente a menores entre las décadas de 1960 y 1980 en Australia, murió por causas naturales. Hamilton-Byrne, de 98 años, falleció en una residencia de ancianos en Melbourne, en el sureste de Australia, tras sufrir demencia senil en sus últimos años de vida, según el portal ABC del país oceánico.